Beneficios del Mindfulness

" Quieres comprender tu mente. Siéntate y obsérvala"

- Vicente Simón - 

¿Qué beneficios aporta la práctica del Mindfulness?

En los últimos años se han realizado numerosas investigaciones y estudios científicos sobre la práctica de la meditación basada en la Atención Plena. La meditación aumenta la actividad en la corteza prefrontal, la ínsula anterior derecha y el hipocampo derecho; todas estas partes controlan las emociones agradables, la conciencia y la ansiedad. También son regiones del cerebro que actúan como centro de mando para el sistema inmunológico, por lo que al ser estimuladas, ayudan a que funcione de manera más eficaz. 

El resultado de las investigaciones científicas revela que Mindfulness promueve la conciencia metacognitiva (la capacidad para atender a nuestros propios pensamientos), disminuye la rumiación y mejora las capacidades de atención, todo lo cual contribuye a desarrollar estrategias más efectivas para la regulación de las emociones. 

Respecto a la aplicación de  Mindfulness en la terapia psicológica,  investigaciones recientes realizadas por clínicos y neurofisiólogos han puesto de manifiesto que puede incrementar la eficacia de diversas formas de psicoterapia, además de promover una mejor relación profesional, la alianza terapéutica y el cambio en psicoterapia. Aplicado en la terapia psicológica en niñosadolescentesadultos tiene múltiples beneficios para el bienestar general: reduce la rumiación cognitiva, mejora la atención y la concentración, ayuda a reducir el estrés y la reactividad emocional, proporciona más flexibilidad cognitiva y mayor satisfacción en las relaciones, mejora el autoconocimiento y ayuda a modular el miedo.

Más concretamente, la práctica continuada de Mindfulness:

  • Mejora la respuesta al estrés. La meditación mejora la función cerebral y calma la parte del cerebro encargada de producir hormonas del estrés; así, disminuye la secreción de cortisol, principal hormona liberada en respuesta al estrés.

  • Desarrolla la inteligencia emocional y aumenta la satisfacción en las relaciones personales.

  • Mejora el funcionamiento cerebral: aumenta la capacidad de concentración, la memoria de trabajo y la creatividad.

  • Potencia el sistema inmune y la producción de anticuerpos.

  • Reduce la tensión arterial y mejora la salud cardiovascular, disminuyendo la presión sanguínea y el ritmo cardíaco.

  • Ayuda en el manejo del dolor: aceptación y reconocimiento, percepción de diferentes intensidades en la escala del dolor, reducción de la frustración y mejora en la calidad de vida.

  • Favorece un equilibrio emocional: mejora la gestión y regulación de emociones, promueve el autoconocimiento, aumenta la sensación de calma, sensación y paz. Esto proporciona mayor claridad mental.

  • Impulsa la resiliencia: mejora la resistencia y la capacidad de recuperación.

  • Incrementa la empatía, la compasión, la paciencia y la aceptación radical.

  • Fomenta el altruismo y una actitud básica de respeto y amor, hacia uno mismo y hacia todos los seres vivos.

  • Facilita el conocimiento de uno mismo: tomamos conciencia de aquello que evitamos, de los juicios que emitimos, de los pensamientos que generamos y de las emociones que sentimos. Esto facilita el proceso de cambio.

  • Ayuda a tomar distancia y a observar la experiencia sin emitir juicios: permite captar mejor la realidad y tomar conciencia de hasta qué punto nuestra mente puede llegar a distorsionarla.

  • Favorece estados de ánimo positivos.

  • Ayuda a reducir la ansiedad, el agotamiento, la irritabilidad y la impulsividad.