TERAPIA  ADOLESCENTES

Sus cuerpos están cambiando y tienen las hormonas revolucionadas. Igual ya no les apetece pasar tanto tiempo con la familia, porque ahora lo más importante son sus amigos. A lo mejor ya no hablan con nosotros tanto como lo hacían antes, y parece que vivamos con un extraño. A veces están muy cariñosos y nos confían algún secreto, y de pronto somos unos pesados que no les dejamos en paz. Sienten que no encajan y eso les da miedo.

La adolescencia es una época de cambios, físicos y emocionales, que puede resultar difícil tanto para el adolescente como para los padres. Es también un muy buen momento para aprender a conocerse, expresar y gestionar las emociones y construir una buena base para la época adulta. 

NOTA: Este índice es un resumen de los temas que habitualmente trato en consulta. Si lo que te ocurre o lo que sientes no está reflejado en esta lista, no significa que no te pueda ayudar. Si estás interesad@ en que trabajemos juntos, puedes ponerte en contacto conmigo aquí.

PROBLEMAS Y DIFICULTADES  EMOCIONALES

Incluso las adolescencias más tranquilas pueden resultar complicadas. Las hormonas hacen que las emociones estén a flor de piel, todo se vive de forma muy intensa, casi todo el tiempo se sienten incomprendidos y buscan formar parte de un grupo que sí les entienda. Es en esta época cuando empiezan a aparecer los complejos y las inseguridades con el aspecto físico, y también todo tipo de comparaciones: quién tiene novio/a primero, quién gusta más y cae mejor,  a quién le dejan salir hasta más tarde, quién ha probado esto o lo otro y un largo y casi interminable etcétera. 

Es posible que los padres también se sientan perdidos y pueden tener la sensación de estar caminando sobre un campo de minas. Parece que todo lo que dicen molesta a sus hijos y de la noche a la mañana se han convertido en los peores padres del mundo. Les acusan de ser injustos, de no entender nada, de ser unos pesados y unos cotillas... En fin, que esta época también es difícil de llevar para los padres. 

La intensidad con la que sienten cualquier cosa que les sucede (positivo o negativo) hace que vivan en una montaña rusa emocional.

Es un muy buen momento para ayudarles a identificar, entendergestionar y expresar sus emociones; también para aprender diferentes estrategias que les ayuden a hacer frente a situaciones difíciles como la separación de los padres o la muerte de un ser querido.

Algunas de las dificultades emocionales más frecuentes en adolescentes son:

​​

  • Duelo

  • Divorcios

  • Miedos

  • Relaciones familiares

  • Problemas del sueño (causa emocional)

  • Ansiedad

  • Depresión

  • Baja autoestima

  • Inseguridad

  • Timidez

 
 

AGRESIVIDAD E IMPULSIVIDAD EN ADOLESCENTES

Como ya sabemos, la adolescencia es una época de emociones muy intensas y de cambios que no siempre son fáciles de manejar. Cuando un adolescente no tiene los recursos para gestionar sus emociones, las canaliza de otra manera, normalmente en forma de agresividad y/o conductas impulsivas

Hay diferentes tipos y grados de comportamientos agresivos en los adolescentes, pero suelen ir desde gestos o palabras fuera de tono hasta la agresión física. En la mayoría de los casos, la agresividad está escondiendo otras emociones que no han encontrado la manera de salir, como frustración, ira, decepción o tristeza.  Algunas de las causas más comunes de la agresividad en los adolescentes son:

  • Impulsividad 

  • Baja tolerancia a la frustración (no toleran que algo no vaya como ellos desean)

  • Habilidades Sociales deficientes (problemas para conocer gente nueva o inseguridad en grupos grandes)

  • Problemas familiares

  • Baja autoestima (inseguridad y complejos)

  • Depresión

  • Acoso escolar 

  • Abusos o malos tratos

Nuestro objetivo será identificar qué emociones pueden estar causando esos comportamientos, aprender a entenderlas, gestionarlas y expresarlas, así como proporcionarle herramientas para afrontar y gestionar los conflictos que aparezcan.​​

PROBLEMAS  ESCOLARES

Cuántos adolescentes con la cabeza en las nubes... Padres preocupados porque a sus hijos les cuesta concentrarse, porque no hay manera de que hagan los deberes o estudien, porque siempre están distraídos con el móvil y las redes sociales... En definitiva, porque ven que sus hijos no tienen motivación para estudiar, y es un motivo constante de conflicto en casa.

La adolescencia es esa época rara, de transición, en la que no podemos tratarles como si fueran niños pequeños, pero tampoco ven la vida con los ojos de un adulto. Se sienten mayores y quieren más libertad, pero no siempre llevan bien las responsabilidades; muchas veces quieren disfrutar de todos los privilegios, pero sin ninguna obligación. Y es normal, es lógico pensar así con esa edad. Nuestra responsabilidad como adultos a su cargo es enseñarles que la vida no es hacer siempre lo que nos apetece, y que hay momentos para el ocio y momentos para el trabajo.

Podemos enseñarles el valor del esfuerzo sin olvidar la importancia de la motivación. En muchas ocasiones, el bajo rendimiento escolar viene por una falta de motivación, porque ven el futuro muy lejano y no se sienten identificados con estudiar una carrera o tener un trabajo estable. Es un lenguaje "de adultos" que todavía les queda muy lejos. También puede aparecer el estrés por la sobrecarga de trabajo conforme van pasando de curso, que se vuelve todavía más agobiante si hay poca organización del tiempo de estudio.

Como en otros casos, los problemas emocionales también pueden estar escondidos detrás de un fracaso académico. Quizás problemas de autoestima, depresión, ansiedad, una ruptura de pareja, conflictos con los amigos o en el colegio,  acoso escolaraislamiento social o problemas familiares. Los adolescentes no siempre verbalizan lo que les preocupa, y esto puede llevar a que pensemos que simplemente son unos vagos que no quieren estudiar. Identificar y trabajar las emociones que hay debajo del problema académico es el primer paso para entender qué le ocurre y cómo le podemos ayudar. 

Algunas de las causas más comunes de los problemas escolares en los adolescentes son:

  • Falta de motivación

  • Bajo rendimiento

  • Falta de organización

  • Dificultades de atención y concentración

  • Acoso escolar

  • Problemas emocionales, familiares y sociales

 

ACOSO ESCOLAR

El acoso escolar es demasiado frecuente en nuestros colegios e institutos. Desgraciadamente, demasiados alumnos sufren humillaciones por parte de sus compañeros de clase y con las nuevas tecnologías, el acoso se ha trasladado también a internet, donde el impacto es mucho mayor por la rapidez con la que se difunden las imágenes, los rumores o los mensajes vejatorios. 

El bullying no es una cosa de chavales, ni algo que tomarse a la ligera. El bullying es acoso y es violencia. Sólo por poner algunos ejemplos de lo que muchos adolescentes tienen que soportar a diario:

  • Agresiones y amenazas verbales: insultos, motes ofensivos, burlas, chantajes...

  • Agresiones y amenazas físicas: empujones, golpes...

  • Rechazo social: exclusión de las actividades en grupo y burlas colectivas

  • Acoso sexual: difusión de rumores o fotografías de índole sexual, burlas o rumores sobre la orientación sexual, burlas o rumores sobre la identidad sexual, comentarios groseros de naturaleza sexual e incluso tocamientos.

  • Acoso a través de las tecnologías: mensajes en el móvil y redes sociales, difusión de bulos y rumores, fotos publicadas sin permiso, comentarios vejatorios e insultos en fotografías publicadas...

Este acoso puede acabar teniendo consecuencias muy negativas en el desarrollo de la personalidad, las habilidades sociales y la salud mental del adolescente. Es frecuente ver cómo sufren problemas de autoestima y confianza (en sí mismos y en el resto del mundo), depresión, ansiedad, soledad, abandono e incluso desesperanza, que les puede llevar a tener pensamientos suicidas. También pueden aparecer problemas de conducta, cambios de humor o en sus relaciones sociales y familiares: aislamiento, inseguridad, timidez y a veces agresividad. El rendimiento académico también suele verse afectado, pierden el interés por los estudios y casi por cualquier cosa. 

Terminar con este tipo de acoso es un trabajo de TODOS: profesores y directores, alumnos, padres y psicólogos. No es un tema menor ni una tontería sin importancia. Está en juego su salud física, mental y emocional. 

 

PROBLEMAS DE ALIMENTACIÓN E IMAGEN CORPORAL

Es en la adolescencia cuando pueden aparecer los primeros complejos con el aspecto físico, descubren partes su cuerpo que no les gustan y que querrían cambiar. Empiezan a hacer dietas y ejercicio más a menudo, siguen a nutricionistas y entrenadores personales en redes sociales, empiezan a interesarse por su alimentación. Cuidarse y querer llevar una dieta variada y equilibrada no es nada preocupante, como tampoco lo es hacer ejercicio y mantenerse activos. El problema aparece cuando esto se convierte en una obsesión y en una excesiva necesidad de control diaria: calorías consumidas y quemadas, talla de pantalón o camiseta, porcentaje de grasa corporal, medida de cadera o bíceps...

El tratamiento de los problemas de alimentación tiene varias etapas y varios objetivos; por eso siempre es aconsejable trabajar en equipo con un nutricionista. A lo largo del tiempo que trabajemos juntos, iremos desmontando mitos nutricionales, cambiaremos la forma en la que se relacionan con la comida y el ejercicio, trabajaremos con las emociones y la autoestima y potenciaremos una imagen corporal sana.​​

 
 

OTROS TEMAS A TRATAR CON LOS ADOLESCENTES...

  • Habilidades sociales

  • Relaciones sociales y familiares

  • Relaciones sexuales

  • Afrontamiento y resolución de conflictos

  • Adicción a nuevas tecnologías

  • Abuso de drogas y sustancias

En la adolescencia a menudo surgen dudas o inquietudes sobre diferentes temas, y puede que no se atrevan a comentarlas con sus padres, por vergüenza o por falta de confianza. También pueden surgir otros conflictos con los que quizás el adolescente (e incluso sus padres) necesiten un poco de ayuda. Para cualquier duda o dificultad que surja en el camino, intentaré ayudaros de la mejor forma posible .

 

Además de los problemas anteriores, algunos de los temas más recurrentes en consulta con adolescentes son:

" Recuerda mirar arriba, a las estrellas, y no abajo, a tus pies.

Intenta encontrar el sentido a lo que ves y pregúntate qué hace que el universo exista.  Sé curioso."

- Stephen Hawking -