Quién soy

Bienvenid@... y gracias por tomarte un momento para saber un poco más sobre mí.

 

Mi nombre es María Villanueva.  En el año 2007 me licencié en Psicología por la Universidad de Valencia y un año más tarde complementé mi formación con un máster en Terapia de Conducta y Salud.  En  este enlace  te dejo mi curriculum completo, para que puedas consultar toda mi formación y mi experiencia laboral. 

A lo largo de estos años, he tenido la suerte de formarme con grandes profesionales, que me han ayudado a crecer como psicóloga, y especialmente como persona. He podido asistir a seminarios, cursos y talleres sobre diferentes áreas de la psicología y las emociones, habilidades sociales, técnicas terapéuticas e intervención psicológica en diferentes ámbitos. 

Gracias a mi trabajo durante más de una década, he tenido el privilegio de ver crecer a muchas personas: las he visto superar miedos, romper tabúes y descubrir el gran potencial que siempre habían llevado dentro. Acompañar en ese viaje hacia el autodescubrimiento y la superación es uno de los mayores regalos de esta profesión.  

Mi formación es Cognitivo-Conductual, un modelo de psicoterapia de reconocida eficacia científica. Este tipo de terapia se basa en la relación entre pensamientos, emociones, sensaciones físicas y comportamientos. Estos cuatro elementos están interconectados y, cambiando la forma en que procesamos el mundo que nos rodea, podemos cambiar la forma en que nos sentimos y cómo actuamos. 

Siempre he creído en el poder de la sinergia, esa cooperación y trabajo conjunto entre las personas que hace que el todo sea más importante que la suma de sus partes. Y es algo que también aplico en mi trabajo como psicóloga. Por eso estoy en constante formación  e incluyo en mi trabajo terapéutico técnicas y disciplinas que han demostrado ser eficaces. Para mí el trabajo como psicóloga consiste en proporcionar una gran caja de herramientas para la vida, siempre adaptándome a las necesidades y particularidades de cada caso. No hay dos personas iguales, y por lo tanto no hay dos terapias iguales.

Como ocurre con las mejores cosas en la vida, fue sin buscarlo que apareció en mi vida el  Mindfulness.  Todas las formaciones que he hecho a lo largo de mi vida me han aportado algo valioso. Todas y cada una de ellas. Pero Mindfulness para mí ha sido como completar el círculo: sentir que todas las piezas encajan y que hay otra forma de relacionarse con la experiencia, con aquello que sucede a nuestro alrededor.  

 

Después de un tiempo poniendo en práctica conmigo misma lo aprendido de mi experiencia con la práctica de Mindfulness, comencé a formarme para poder aplicarlo de manera profesional. Actualmente tengo formación en los protocolos MBCT (Terapia Cognitiva basada en Mindfulness), MSC (Mindfulness y Autocompasión), MBEB (Mindfulness y Equilibrio Emocional), MBSR (Programa de Reducción de Estrés Basado en Mindfulness) y soy formadora del protocolo Escuelas Conscientes (programa para incorporar Mindfulness y la compasión en las aulas). Soy profesora acreditada del programa MBSR de 8 semanas de duración certificado por la Universidad de Brown.

Encuentra tu equilibrio sin perder tu esencia

 

Ese es mi lema y así es como enfoco la terapia. Intento que las personas que vienen a trabajar conmigo encuentren su propio equilibrio, pero que nunca pierdan aquello que les hace ser ellos mismos: su seña de identidad, su esencia. Vivir en calma nada tiene que ver con perder nuestra vitalidad, energía o espontaneidad. 

Mi primer objetivo es crear un ambiente seguro, cómodo y lo más acogedor posible para que puedas mostrarte tal y como te sientas en este momento de tu vida. Trabajaremos desde la compasión, el respeto, la empatía y la confianza; sin juicios ni etiquetas innecesarias. Promoveremos el autoconocimiento, para que seas tú mismo quien te descubras, quien aprendas a escucharte y a entenderte, quien te sientas admirado por todo ese potencial que tienes dentro y que, quizás por un momento, olvidaste que tenías. Habrá algunas sesiones más difíciles que otras, sesiones en las que reiremos y otras en las que aparecerán las lágrimas; pero en todas ellas, respetaré el lugar en el que te encuentres y estaré para acompañarte en el camino que has decidido recorrer. 

No ​tengo todas las respuestas y nunca te voy a decir lo que tienes (o no tienes) que hacer, decir o sentir. Mi trabajo no es convertirme en tu gurú, sino darte las herramientas para que tú decidas qué es lo mejor para ti y qué cambios quieres hacer en tu vida. Pondremos sobre la mesa todas las opciones, las miraremos desde diferentes prismas y valoraremos los pros y contras de cada una de ellas; pero siempre, siempre, serás tú quien decida sobre su propia vida. 

La terapia no nos convierte en seres perfectos (afortunadamente), pero sí nos ayuda a manejarnos un poquito mejor en este gran viaje que es la vida. Cuando alguien decide acudir a terapia demuestra una enorme valentía y unas inmensas ganas de cambiar y de mejorar su vida.  Emprende un viaje hacia su interior, lleno de  miedos, inseguridadesdudas, pero también con ilusión y esperanza. Acompañar en ese viaje sigue siendo el mayor regalo de esta profesión. Gracias por dejarme formar parte.

Además de ser psicóloga...

Tengo alma libre y mente inquieta.

Me gusta aprender cosas nuevas, adoro que me enseñen algo que desconocía  y que despierten en mí la curiosidad de la niña que llevo dentro.

Soy feliz estando en contacto con la naturaleza y viendo amanecer desde cualquier sitio.

 

Junto a mi perra Nora descubro lugares con encanto y disfruto de la vida al aire libre. Viajar y los animales son otra de mis pasiones.

 

Me encantan los faros, leer, la buena música y el cine. 

 

También me gustan las personas que brillan y que iluminan al resto del mundo... esas que sacan nuestra mejor versión.

Ningún acto de bondad es nunca demasiado pequeño

para marcar la diferencia en la vida de alguien.